Ventajas de utilizar calefacción radiante en centros logísticos

Ventajas de utilizar calefacción radiante en centros logísticos

Con el verano oficialmente a nuestras espaldas, miramos ya hacía los próximos fríos y húmedos meses de invierno. Para afrontarlos de la mejor manera en nuestro puesto de trabajo, debemos disponer de un sistema de calefacción que aumente nuestro bienestar en general y mejore el confort térmico en particular.

Así pues, conseguir la temperatura idónea, tanto para los usuarios como para mantener en buen estado el equipamiento que se encuentra en el interior de los edificios, no es una tarea sencilla y, todavía  es más complicada si hablamos de climatizar durante los meses más fríos instalaciones como centros logísticos y de almacenaje, debido a las características del propio edificio: techo altos con grandes espacios.

Para ello, desde Magnovent recomendamos la utilización de la calefacción radiante a través de nuestros radiadores por infrarrojos de alta intensidad KMI, los cuales funcionan calentando la superficie que irradian y no el aire. Es decir, utilizan el calor por infrarrojos y el gas como fuente de energía económica, generando la cantidad de calor óptima para sus ocupantes y los equipos.

A continuación detallamos las ventajas que ofrece el uso del radiador KMI para los grandes centros logísticos y de almacenaje:

  • Dispone de un sistema descentralizado: se puede encender por secciones, lo que posibilita elegir las zonas en las que se desea utilizar la calefacción, evitando así el uso de calefacción innecesaria.
  • Gestión eficiente del calor tanto para las personas como para los equipos.
  • La calefacción radiante es energéticamente eficiente y sostenible: distribuye de forma precisa el calor sin pérdida de energía, consiguiendo ahorrar hasta el 60%.
  • Se adaptan a tus necesidades.
  • Fácil instalación y mantenimiento.

Cabe destacar que, para evitar posibles pérdidas de calor, la calefacción radiante puede complementarse con nuestros ventiladores HLVS, que ayudarán a limpiar el aire y repartir de forma uniforme el calor para impedir que se concentre en la parte superior de la instalación.

A la hora de elegir qué sistema de calefacción es óptimo para tu instalación, debes tener en cuenta no sólo los costes de inversión inicial, sino los que a medio y largo plazo supondrán mayores ahorros para la empresa y al mismo tiempo sean más respetuosos con el medio ambiente.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *